Tel: 961125489 - Mov: 676527299

Problemas sexuales y de pareja

terapia pareja

  TERAPIA DE PAREJA

Discusiones continuas, malestar en la convivencia, rutina, falta de sexo…todos ellos son síntomas de que la relación de pareja se puede estar deteriorando.

Con el paso del tiempo, toda pareja hace un esfuerzo continuo de adaptación a la vida en común y sus posibles problemas: cambios en las actividades que se realizan en el tiempo libre, aumento de trabajo, tiempo que se acaba dedicando al cuidado de los hijos, a las relaciones sexuales, etc. Es entonces cuando se han de poner en marcha las herramientas para resolver este tipo de problemas que van surgiendo, como son el respeto, la comunicación y la habilidad para negociar acuerdos entre ambos.

Pero cuando la pareja no llega a un entendimiento, y cualquier esfuerzo acaba en discusión y reproche, es posible que necesite la ayuda de una terapia de pareja.

¿Qué es la terapia de pareja?

Es la terapia que trata de ayudar a las parejas a resolver sus problemas con el fin de mejorar la calidad de la relación. Está recomendada tanto para parejas que empiezan a tener problemas y que quieren prevenir males mayores, como para parejas con fuertes conflictos que se plantean la separación.

Tras unas sesiones de evaluación exhaustiva del problema, se analizan las causas que están provocando el deterioro de la pareja, y tras este análisis se plantean las estrategias para conseguir la mejoría.

La terapia se centrará después en asesorar a ambos, en sesiones tanto conjuntas como individuales, y dotarles de los recursos necesarios para recuperar una buena relación de pareja.

¿Cuáles son los problemas más habituales?

Los problemas que se suelen tratar con más frecuencia en terapia son:

Problemas de interacción entre los miembros de la pareja: comunicación negativa (críticas, frases sarcásticas, verbalizaciones agresivas…), comunicación distorsionada (basada en unas expectativas poco realistas), o una ausencia de comunicación.

Diferencias en la pareja.

Conflictos relacionados con los niños (educación que se les dará, distribución de tareas…), o la familia política

–  Disminución de las muestras de cariño (y esa necesidad de “recuperar al otro”)

Infidelidad

– Celos patológicos

 

TERAPIA SEXUAL

Los problemas sexuales se sufren de una manera mucho más frecuente en la población de lo que solemos pensar, sin embargo, en muchas ocasiones nos sentimos cohibidos a la hora de comentarlos con otras personas, y por ello nos cuesta encontrar respuestas a la hora de solucionar estos problemas.

El terapeuta sexual es quien puede asesorarnos de una manera seria y profesional, y darnos las pautas necesarias para mejorar la calidad de nuestra vida sexual.

¿Qué es la terapia sexual?

La terapia sexual es aquel tratamiento psicológico que va dirigido a resolver los problemas de tipo sexual. Se puede llevar a cabo en pareja, o de manera individual, (en los casos en los que se está soltero, por ejemplo, pero se desea mejorar aspectos relacionados con la satisfacción sexual, el rendimiento, etc.).

A lo largo de las primeras sesiones, siempre propiciando un ambiente relajado y cómodo, abierto a la escucha, se realiza una evaluación exhaustiva de todos aquellos factores que pudieron haber originado el problema, así como los que están haciendo que se mantenga en el tiempo.

Tras la evaluación, se lleva a cabo un programa terapéutico individualizado y se plantean los objetivos a conseguir. La terapia se centra entonces en asesorar a la pareja, durante las sesiones de tratamiento, y dotarles de las herramientas necesarias para mejorar el problema y vivir una vida sexual más satisfactoria.

¿Cuáles son los problemas sexuales más frecuentes?

Los trastornos sobre los que se interviene con más frecuencia en la consulta son:

En el HOMBRE:

–          Impotencia o disfunción eréctil: Incapacidad persistente para conseguir o mantener una erección.

–          Eyaculación precoz: Es una falta de control sobre el reflejo eyaculatorio. El hombre eyacula a los pocos minutos o incluso segundos de comenzar la relación sexual.

–          Bajo deseo sexual: El hombre no tiene apenas interés por el sexo, disminuyen sus fantasías eróticas y evita las relaciones sexuales.

En la MUJER:

–          Vaginismo: Es la dificultad de realizar el coito o cualquier tipo de penetración debido a contracciones involuntarias de los músculos vaginales.

–          Anorgasmia: Siente placer durante la relación sexual pero no consigue alcanzar el orgasmo.

–          Frigidez: Ausencia de todo tipo de placer en las relaciones sexuales. La mujer no tiene sensaciones eróticas durante la penetración y en algunos casos tampoco disfruta de la masturbación.

–          Bajo deseo sexual: La mujer apenas siente deseo o interés por las relaciones sexuales. Disminuye o desaparecen las fantasías sexuales y las ganas de tener sexo.

 

Aparte de estos trastornos, también hay otros problemas que se tratan en consulta, tales como las parafilias, la adicción al sexo, los trastornos de la identidad sexual y los trastornos emocionales asociados al cambio de sexo, las personas que sufren agresiones sexuales, asesoramiento en sexualidad para las distintas etapas de la vida (embarazo, posparto, menopausia…), etc.

Últimas publicaciones

Dirección

Calle Moratín nº 15, puerta 5-A, tercer piso.
Junto a la plaza del Ayuntamiento de Valencia.
Teléfonos: 96 112 54 89 – 676 52 72 99
Website: www.psicologodepresion.com
Email: eva.gonzalez@psicologodepresion.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies