Tel: 961125489 - Mov: 676527299

Propósitos saludables para el nuevo año

propositos-saludablesCon el comienzo del año, solemos hacer un balance de todo aquello que hemos vivido, y nos planteamos nuevos retos personales.

Antes de empezar, sería importante que pudiéramos desprendernos de la carga de aquellas cosas que no conseguimos llevar a cabo, esas metas que nos exigimos cumplir el pasado año y no pudimos conseguir, y que nos pueden llenar de negatividad. Pensemos realmente cada uno en lo que nos gustaría conseguir, ahora con la mente liberada de exigencias.

Pero, ¿y si nuestra meta fuera conseguir un mayor bienestar?¿cuáles serían los propósitos más saludables para conseguir este objetivo? Ahí van algunas sugerencias:
Atender más al momento presente: ser más conscientes de lo que hacemos y porqué, de nuestras necesidades, de los acontecimientos que nos van sucediendo, y poder saborear cada segundo con más intensidad. Esto también nos ayudará a manejar pensamientos negativos que nos anclan al futuro o al pasado (“¿Perderé el trabajo?”, “No debí decirle aquello…”, “¿Lo habré hecho bien?”etc.).

Atender más a lo positivo: Ser más conscientes de todas las cosas buenas que nos pasan y valorarlas al final del día.
Atender a una tarea cada vez: Cuando hacemos varias cosas al mismo tiempo nuestro cerebro selecciona qué estímulos son los más importantes a los que debe atender, por lo tanto, no nos permitimos disfrutarlas al 100%. Además, atendiendo a las tareas por separado mejorarán nuestra atención, concentración y memoria.
Respirar de manera consciente: Solemos ir en “modo automático” y estresados, y muchas veces acabamos respirando de manera superficial y entrecortada. Préstale más atención al modo en que respiras, y prueba a hacer respiraciones más largas y profundas en algunos momentos del día. Notarás cómo va desapareciendo la tensión acumulada y da paso a una mayor sensación de bienestar.
Mover el cuerpo para mejorar la mente: el ejercicio físico moderado hace que el cerebro se oxigene más y mejoren procesos cognitivos como la atención o la memoria. A su vez, se segregan endorfinas que suben el estado de ánimo y bajan la ansiedad y tensión acumuladas.
Cuidar las relaciones personales: sentirnos acompañados y apoyados por nuestros seres queridos aumenta nuestra capacidad para afrontar los problemas de cada día.
Ser más asertivo: Si expresamos nuestras opiniones, sentimientos o pensamientos de manera asertiva (es decir, defendiendo nuestros derechos teniendo en cuenta los derechos del otro –no mostrando agresividad ni sumisión al exponer nuestras ideas-), mejorará nuestra comunicación con los demás, se transmitirá respeto y confianza al otro y conseguiremos relaciones más auténticas y satisfactorias.
Mantener actividades agradables, hobbies, tareas que nos hagan disfrutar y desconectar del estrés diario: en la medida de lo posible, si mantenemos alguna de las aficiones que nos han acompañado a lo largo de la vida (como leer, pintar, escuchar música…), y añadimos algunas nuevas, conseguiremos un ánimo más estable y sentiremos menos frustración ante la rutina.
Cultivar la risa: cada vez que reímos se liberan endorfinas en nuestro cerebro, y esto hace que se generen estados de euforia, tranquilidad o incluso que disminuya la percepción del dolor, además de reducir los niveles de cortisol (hormona relacionada con el estrés).
– Y por supuesto…seguir una dieta equilibrada, dormir lo necesario y con un sueño de calidad, y no olvidar nunca que el cuerpo y la mente están unidos.

Últimas publicaciones

Dirección

Calle Moratín nº 15, puerta 5-A, tercer piso.
Junto a la plaza del Ayuntamiento de Valencia.
Teléfonos: 96 112 54 89 – 676 52 72 99
Website: www.psicologodepresion.com
Email: [email protected]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies