Tel: 961125489 - Mov: 676527299

“Me preocupo por todo”: el Trastorno de Ansiedad Generalizada

ansiedad-generalizada

“Siempre he sido nerviosa, he tenido problemas para dormir y me ha costado relajarme. Pero cada vez se está volviendo más insoportable. Me preocupo por todo, cada problema que surge se queda en mi cabeza provocándome más y más pensamientos, a cada cual más negativo y catastrófico. Siempre estoy en tensión, como en estado de alerta, y casi cualquier situación hace que reaccione exageradamente, con mucha ansiedad. A veces siento que el corazón se me va a salir del pecho. Cuando hay un problema, tanto si es importante como si no, mi reacción siempre suele ser muy superior a la de los demás, y a veces me siento completamente desbordada. Necesito ayuda, no quiero vivir angustiada eternamente…”.

Este podría ser un caso real de un trastorno de ansiedad generalizada. No es necesario que exista un problema como tal. La persona con este trastorno suele sentir que su nivel de ansiedad está siempre en un punto demasiado elevado. La preocupación y la tensión son casi crónicas, ya que tienen más de 6 meses de duración (criterios diagnósticos del DSM-V), aún cuando no parezca que haya nada que las provoque. Vivir con este trastorno significa estar continuamente anticipando desastres o consecuencias negativas, en cualquier área de la vida: temas de salud, pareja, familia, trabajo, etc.

A la persona con este trastorno le cuesta muchísimo desconectar de las preocupaciones diarias, aún cuando es consciente de que la situación no es tan importante, o de que las conclusiones a las que llega son exageradas. Este estado suele alterar la capacidad para concentrarse, lo cual les lleva, en muchos momentos, a pensar que realmente no van a saber hacer bien las cosas, y que sus problemas realmente sucederán (“Me van a despedir…”, “No voy a poder hacer bien la reunión…”, “Este estado de nervios me va a provocar un ataque…”).

Sus preocupaciones van acompañadas de síntomas físicos: palpitaciones, mareos, tensión muscular, dolores de cabeza, sensación de ahogo y mucho cansancio…todos ellos relacionados con dicho estado de ansiedad continuo.

Este problema suele aparecer entre los 20 y 25 años, pero evidentemente, para poder diagnosticar este trastorno se deben descartar primero problemas médicos que pueden provocar los mismos síntomas, como por ejemplo, el hipertiroidismo.

 

Si te encuentras identificado/a con lo que aparece en este artículo, no es necesario que sigas sufriendo. Pide ayuda cuanto antes. Además, la terapia cognitivo-conductual posee las claves para solucionar el problema paso a paso y ayudarte a recuperar la calma en tu día a día.

Últimas publicaciones

Dirección

Calle Moratín nº 15, puerta 5-A, tercer piso.
Junto a la plaza del Ayuntamiento de Valencia.
Teléfonos: 96 112 54 89 – 676 52 72 99
Website: www.psicologodepresion.com
Email: eva.gonzalez@psicologodepresion.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies