Tel: 961125489 - Mov: 676527299

¿Qué es eso de la terapia cognitiva? (2ª parte)

terapia-cognitiva (2)En el artículo anterior hablaba acerca de los conceptos básicos de la terapia cognitiva, y llegábamos a la conclusión de que, según esta orientación psicológica, no son las situaciones que vivimos las que nos provocan una respuesta emocional, sino el significado o la interpretación que nosotros le demos a ese suceso (qué significa para mí este suceso).

Según el psiquiatra A.Beck, los trastornos psicológicos derivan de una manera errónea o distorsionada de interpretar las cosas, normalmente con tendencia a la negatividad y a la rigidez a la hora de valorar los acontecimientos.

La persona depresiva, por ejemplo, se centra en pensamientos de poca valía personal (“Soy un desastre”), dificultades para manejar su vida (“No seré capaz…”), y desesperanza ante el futuro (“No vale la pena, esto no va a cambiar…”). Todo ello hace que acabe teniendo una “visión en túnel”, prestando atención a los sucesos negativos con mucha más frecuencia que a los positivos, y cree al 100% que esta percepción refleja fielmente la realidad (a pesar de que las personas que le rodeen estén percibiendo el problema de una manera distinta).

Aprender a enfocar esa realidad poniendo a prueba esos pensamientos (que los psicólogos llamamos “pensamientos automáticos negativos”) y comprobar su validez es un aspecto esencial del tratamiento para poder manejarlos y conseguir una manera de pensar más realista, y a la vez más útil (ya que estos pensamientos más racionales sí nos ayudarán a conseguir nuestros objetivos).

Características de la terapia cognitiva:

Está limitada en el tiempo: a diferencia de terapias muy extensas, como la psicoanalítica, este tipo de terapia se centra en conseguir objetivos concretos y se suele afianzar lo aprendido en menos de un año.

Consta de sesiones estructuradas, en las que terapeuta y paciente trabajan como un equipo, con roles diferenciados, donde el terapeuta asesora y enseña una serie de estrategias al paciente, y este se compromete a ponerlas en práctica a lo largo de las sesiones (se suelen prescribir algunas tareas para casa con el fin de practicar lo aprendido y afianzarlo).

El paciente acaba la terapia con nuevos recursos que puede poner en práctica en el momento en que lo necesite, evitando así tener que acudir a terapia de nuevo en el futuro conforme vayan surgiendo nuevos problemas. (Evidentemente puede acudir a su terapeuta, pero será para reforzar lo aprendido y ver qué aspectos pueden estar interfiriendo en la puesta en práctica de estas estrategias).

 

 

Últimas publicaciones

Dirección

Calle Moratín nº 15, puerta 5-A, tercer piso.
Junto a la plaza del Ayuntamiento de Valencia.
Teléfonos: 96 112 54 89 – 676 52 72 99
Website: www.psicologodepresion.com
Email: eva.gonzalez@psicologodepresion.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies